teresa196mateo@gmail.com

martes, 17 de diciembre de 2013

El amigo invisible Eloy Moreno

Traigo en esta ocasión una entrada diferente, es de un amigo de facebookEl escritor Eloy Moreno, me ha parecido interesante y realista en su crudeza, con su permiso puesto que dice que la compartamos, me he tomado la libertad de postearla en mi blog, hay muchos amigos invisibles, es muy crudo pero muy cierto, se lo quiero dedicar a todos esos amigos invisibles que por desgracia en este país cada vez son más.

EL AMIGO INVISIBLE

16 de diciembre de 2013 a la(s) 23:31

Existen personas que han desarrollado la capacidad ­al igual que los camaleones­ de mimetizarse con el entorno que les rodea. Afortunadamente hay épocas en las que son más visibles; no tanto porque hayan perdido su capacidad de disimulo sino porque una especie de sensibilidad colectiva permite detectarlos.

Es durante estos periodos cuando suelen abandonar los lugares en los que habitan: ­esquinas, callejones y cajeros­ para intentar regresar a una sociedad que les olvidó hace años. Estas dos fotos han conseguido capturar ese intento. La primera, el de una persona que ha logrado levantarse, en cualquiera de sus sentidos. La segunda, el momento ­apenas unos minutos más tarde­ en el que su cuerpo ha comenzado a decaer hacia ese suelo del que le es tan difícil alejarse.

Quizás si se hubiese vestido de otra forma (pantalón de pinzas, camisa y chaqueta), si se hubiese mantenido erguido más tiempo, o si hubiese llevado en una mano un cigarrillo y en la otra varias bolsas de El Corte Inglés, lo habríamos confundido con cualquier marido que, harto de comprar juguetes, ropa y demás regalos para la Navidad, ha decidido tomarse un descanso de tanta felicidad.

En estas fechas que se acercan de comidas desproporcionadas y felicitaciones globalizadas, se ha puesto de moda un juego que consiste en que varias personas se hagan regalos entre sí sin que se sepa, a priori, la identidad del regalador. El amigo invisible se llama. Curioso nombre, sobre todo porque si es tu amigo no puede ser invisible, y viceversa. Por eso, si ustedes tienen pensado participar en él, no lo hagan de forma equivocada. Les comento cómo se juega en realidad.

Se reúnen, fijan un importe (unos 5 euros está bien) y sacan un papel invisible de una bolsa invisible. Se lo meten en el bolsillo, se acercan a un supermercado y compran una pastilla de turrón o unos polvorones. Salen a la calle y cuando perciban una mano que asoma desde un portal o un plato vacío en medio de la calle, ¡enhorabuena!, habrán encontrado a ese ser invisible que está a la espera de su regalo. Déselo y deséele Felices Fiestas.


P.D. Estas fotos me las ha cedido Ann para la realización de este post. Se dice que una foto nunca es capaz de reflejar la realidad, pero en este caso creo que ocurre todo lo contrario, es la realidad la incapaz de acercarse al sentimiento que transmiten sus fotos. 

Eloy Moreno. Autor de "El bolígrafo de gel verde" y "Lo que encontré bajo el sofá"
eloymoreno.com