teresa196mateo@gmail.com

domingo, 31 de mayo de 2015

Entrevista en el blog ANGELES EN LA LECTURA

Conociendo noveles: Teresa Mateo




BIOGRAFÍA


Quisiera presentarme: mi nombre es María Teresa Mateo, nací en Sabadell (Barcelona) allá por octubre 1960, por lo tanto soy de signo Libra, dicen que el símbolo del equilibrio, dejémoslo ahí.
Nunca destaqué en ningún deporte, ni fui brillante en mis estudios, aunque en mi defensa debo decir, que creo ser la única criatura en el mundo, que hace pellas en clase para irse a leer a la biblioteca.
Acabé mis estudios sin pena ni gloria, empecé a trabajar en el negocio familiar y nunca dejé de leer, ni un solo día, la lectura fue (y sigue siendo) mi pasión, hasta que empecé a escribir; Y empecé por casualidad, todo el mundo me incitaba a la locura, yo creí estar más cuerda que ellos, hasta que ganaron la batalla.
Aparte de escribir y leer, hago otras cosas: Tengo un negocio de perfumería y estética, estoy casada, y tengo dos hijos.
Mi primera novela es: OTOÑO EN LA PIEL, PRIMAVERA EN LA SANGRE
La segunda es: EN TU AUSENCIA
Las dos son de corte romántico actual, no tienen nada que ver con vampiros ni son excesivamente eróticas, aunque los comentarios en Amazon son muy positivos.


SU OBRA





Un sueño cumplido, un viaje inesperado que romperá todos los esquemas a los que estaban ligados.
Treinta años después:
Un matrimonio sin amor, un recuerdo dormido que despierta de pronto.
Unos sueños latentes, la asaltan de vez en cuando, sueños en que su cuerpo sigue sintiendo la llama del amor, sueños que están a punto de hacerse realidad.
Verlo allí de nuevo ante ella, real y tangible, superó todas sus fantasías y la sumió en la noche más oscura.
¿Realidad o fantasía? ¿Le estará jugando una mala pasada su subconsciente?
¿Será demasiado tarde para ella? ¿Podrá recuperar los años perdidos?
Un libro lleno de conflictos en que se mezclan los celos, la traición, el desamor, la venganza, con un amor para el que las fronteras no serán
suficiente.

De  venta en Amazon


ENTREVISTA




¿Cuándo comenzaste a escribir?

Empecé a escribir por azar, la crisis me dejó demasiado tiempo libre y mi cabeza siempre ha ido a cien y al estar sin hacer nada bullían en ella mil historias, así que decidí ponerlas en papel a ver como quedaban, eso sí, animada por gente que creían en mí un poco más que yo misma.

¿Cómo te definirías como escritor/a?

Como escritora me definiría romántica, me gustan los finales felices. Aunque no quiere decir que lo que escriba sea demasiado almibarado. Intento poner un poquito de intriga en lo que hago.

¿Cuando comenzaste a escribir y qué te llevó a ello?

Empecé a escribir bastante mayor, cumplidos ya los cincuenta. Lo que me llevó a ello fue como dije anteriormente la crisis, aunque también otras circunstancias. Mis amigas ven potencial en mí, me pidieron una idea para un corto que no se pudo realizar y ese corto se convirtió en mi primera novela. A partir de ahí, no he podido parar.

¿Para ti escribir es una profesión o un hobby?

Para mí escribir es un hobby, me gustaría convertirlo en profesión aunque creo que tengo muchísimo que aprender.

¿A qué público va dirigida tu obra?

Mi obra está dedicada sobre todo a mujeres de mediana edad, porque creo que es un campo en la romántica que está poco cuidado. La sexualidad a los cuarenta/ cincuenta años es tan positiva o más que a los veinte o veinticinco, se tiene más experiencia y aunque quizá las reacciones son más pausadas no por eso son menos intensas. Espero que las lectoras de cierta edad se sientan identificadas.

¿Qué escritor ha marcado tu carrera?

Escritores que hayan marcado no solo mi carrera sino mi vida han sido muchos, soy una lectora empedernida desde la juventud, así que he leído de todo. Un escritor que me marcó siendo bastante joven fue Miguel Delibes con Las ratas, también Kenn Follet con Los Pilares de la tierra o de Gustave Flauvert Madame Bobary, pero en la novela romántica me han marcado dos escritoras, Diana Gabaldon con su saga Forastera y Nora Roberts a la que por cierto me negaba a leer pensando que no era mi estilo, hasta que la descubrí y me encantó.

¿Existe algún tipo de técnica que utilices a la hora de escribir?

Pues no tengo una técnica definida, al empezar a escribir casi por casualidad me dejé llevar por mis sentimientos y fui construyendo la novela a medida que iba surgiendo en mi cabeza, lo único que necesito es tener música de fondo y dejarme ir.

¿Leer a otras autor@s de tu mismo género literario cuando estás inmerso en la creación de tu obra es positivo o negativo para la misma?

Creo que leer autoras de mi género puede ser positivo y negativo a la vez. Creo que puedes caer en el error de copiar a la autora que lees, aunque ante un bloqueo siempre puede servir como inspiración, por mi parte suelo seguir con lo que estoy leyendo en ese momento independientemente de lo que esté escribiendo.

Cuando escribes, ¿lo haces para ti mism@ o por el contrario piensas en el futuro lector?

En principio escribo para mí, pienso que si a mí no me gusta lo que hago, difícilmente le va a gustar a un futuro lector.

Por último, cuéntanos un poquito más sobre tu obra.


Bueno, mi obra es bastante corta, solo he escrito dos novelas y estoy inmersa en la tercera, como dije antes son de corte romántico y dedicada sobre todo la primera a personas maduras. 


jueves, 14 de mayo de 2015

Ella frente al espejo

Ella se ha mirado al espejo, era un día como otro cualquiera, pero hoy se ha mirado al espejo. Un día que no tenía nada de especial, después de la ducha matutina se ha visto el pelo demasiado largo, ya tengo una edad se había dicho. Ha cogido unas tijeras y se lo ha cortado, se ha puesto leche hidratante en el cuerpo y se ha vuelto a mirar al espejo, es algo que no suele hacer, sabe que no es guapa y por mucho que le digan que la belleza está en el interior, no cuela, pero sin saber por qué, hoy se ha vuelto a mirar al espejo.
Ayer le habían regañado por vestir siempre de negro ¿Por qué motivo? le preguntaron, bueno, pues porque estiliza ¿Por qué si no?
Está bien, ha pensado, vestiré de claro, blanco como le habían aconsejado no tenía nada, ella no se veía con un color tan puro, ella no lo era, no era ni mejor ni peor que las demás, tenía muchas cosas en la mochila que nunca podría confesar.
En crudo sí, en crudo tenía un conjuntito de hacía unos cuantos años, ya que como solía ir de negro, allí seguía esperando que llegase el día de su estreno.
Y volvió a mirarse en el espejo, bueno, los kilos estaban allí, con blanco o con negro esos no bajan, al mirarse de nuevo al espejo, pensó que podía acentuar un poquito más el maquillaje, salir un poco de la rutina del rimmel y el brillo de labios.
De nuevo se miró al espejo, no sabía qué le pasaba pero no podía dejar de hacerlo. No se vio tan mal como pensaba, a lo mejor tenían razón aquellas personas que ayer le dijeron que tenía que ser ella la primera en verse bien, seguía sin ser guapa pero...
Cogió la chaqueta, el bolso y salió, otra vez se miró al espejo en el ascensor. Tenía la impresión que aquel iba a ser un día diferente, él la llamaría y esta vez, cuando le dijese: ¡Hola guapa! no se iba a enfadar, se había propuesto sentirse guapa por él, se había propuesto adelgazar por él, se había propuesto tantas cosas por él.
Pero de nuevo, con espejo o sin espejo, aquel iba a ser otro día sin él.